Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Sábado, 19 abril 2014

Vida y Ocio

VIDA Y OCIO

La primera operación de cambio de sexo a un menor en España se llevará a cabo antes de finales de año si un juez de Barcelona lo autoriza
14.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Lleva casi dos años recibiendo tratamiento hormonal y psiquiátrico. Siempre se ha sentido una chica atrapada en el cuerpo de un chico y quiere pasar por el quirófano. Tiene dieciséis años y se convertirá, muy probablemente este mismo año, en el primer menor que cambie de sexo en España. La intervención que lo hará posible está pendiente de la autorización de un juez de Barcelona que tiene ya en su despacho los preceptivos informes, todos favorables, de varios especialistas y forenses. Sólo con ese trámite superado podrá entrar en el quirófano del Hospital Clínico de la ciudad Condal para ponerse en las manos de Iván Mañero, cirujano plástico y reputado especialista en cambio de sexo .
La ley española exige este pronunciamiento judicial para poder practicar a un menor este tipo de intervención, aunque se cuente con el permiso paterno. El doctor Mañero, jefe de la unidad de trastornos de género del Clínico, cree que todo estará resuelto antes de que acabe el año. «Si es así, será la primera intervención que se haga en España y la segunda, que sepamos, en todo el mundo, ya que sólo hay documentada clínicamente una operación anterior realizada en Argentina», explica el cirujano.
El responsable de la intervención, como todos los especialistas consultados por el juez de primera instancia de Barcelona que ha de pronunciarse, afirma que la intervención «está plenamente justificada». El criterio médico es que, en este caso, «no hay ninguna duda». «Si la hubiera, estaríamos hablando de otra cosa», ataja el doctor Mañero. La familia respalda plenamente al menor que quiere dejar de ser chico y convertirse en chica.
«Hace una década los jóvenes en su situación no sabían qué hacer, pero ahora tienen una conciencia muy clara de su situación y de las soluciones a las que pueden recurrir», explica el especialista. Juzga, además, como un factor favorable la edad del paciente. «Operarse con una edad en la que su respuesta fisiológica es más favorable, es bueno. Cuando antes se ataje una enfermedad, mucho mejor. El factor de la juventud casi siempre multiplica las posibilidades de éxito, hace más sencilla la intervención y facilita la recuperación», asegura el cirujano.
'Enfermedad'
«La transexualidad es un 'enfermedad' -reconocida por la OMS- que se tiene que tratar y que entra en el cuadro de prestaciones de la sanidad pública», apunta el doctor Mañero, que compara este tratamiento quirúrgico con otros muchos que reciben menores. «Cualquiera se echaría las manos a la cabeza si se planteara que alguien con dieciséis años y aquejado de leucemia no pudiera recibir tratamiento hasta que cumpliera los dieciocho», apunta.
El cambio de sexo es, con todo, uno de los pocos actos médicos en un menor que requiere autorización judicial. «Una chica de 14 años con un problema en el pecho -un crecimiento disparejo de las mamas, por ejemplo- podrá operarse si hay consentimiento paterno. Sí se recurre al juez en el caso contrario, cuando un menor necesita un tratamiento que le niegan sus padres. Imaginemos un niño de tres años que se desangra tras una caída: sus padres son testigos de Jehová y se niegan a la transfusión que le salvaría la vida. En ese caso recurríamos al juez para que desautorizara a los padres» explica el doctor Mañero.
No a los jueces
La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) opinó ayer que la identidad sexual o de género de los menores no debería ser gestionada por un juez.
En un comunicado, los responsables de la FELGTB aseguran que el caso de este menor está «muy claro», ya que la persona afectada, sus médicos y sus padres consideran necesario acudir a la Cirugía de Reasignación de Sexo (CRS), así que no comprenden que sea un juez el que decida sobre la operación. La FELGTB apoya a esta persona transexual, que quiere completar su proceso de reasignación de sexo como «parte de su derecho a una salud integral».
Esta organización recuerda que la CRS para las personas transexuales «no es un capricho, es una necesidad sanitaria básica de adaptar el cuerpo físico al verdadero sexo, a la identidad de género de la persona». Asimismo, «los estudios determinan que cuanto antes se lleve a cabo el tratamiento sanitario integral, incluyendo la CRS, la persona disfruta de una mayor salud física, psíquica y mayor integración social posteriores», según añade la nota la FELGTB.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS