Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

MATERIAL MUSEO DEL HORMIGÓN VALLADOLID

El jurado del galardón que otorga la Junta destaca la monumentalidad, fuerza expresiva y carácter arquitectónico de la obra del escultor salmantino
19.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Ángel Mateos obtuvo ayer el Premio Castilla y León de las Artes 2008 tras un largo debate del jurado, que concedió el galardón por mayoría. Presidido por Ana Martínez de Aguilar y formado por Amancio Prada, José María González Cuasante, Francisco Javier de la Plaza, José Ramón Nieto y Luis Jaramillo, con Luis Benéitez como secretario, destacó en el acta la trayectoria profesional del escultor salmantino «que da origen a una obra independiente con gran personalidad y fuerza expresiva».
También destacó el jurado la «monumentalidad y el carácter arquitectónico» de Mateos, autor de 'Inversión VIII', la escultura que conmemora el IV Centenario de la ciudad de Valladolid en la avenida de Salamanca, delante de la Feria de Muestras, una de sus piezas más importantes, tanto por sus dimensiones -tiene 22 metros de altura- como por su complejidad técnica.
Nació Ángel Mateos en Villavieja de Seltes (Salamanca) en 1931, en una familia de canteros constructores, oficio en el que trabajó desde muy joven y que le permitió conocer los secretos del material que identifica su obra, el hormigón. Más tarde, estudió Bellas Artes en Sevilla y Madrid, aunque pronto se trasladó a Vitugudino, donde instaló un modesto taller.
Libertad creadora
La presentación de su obra a concursos nacionales y la obtención de varios premios marcó el inició de su carrera artística en 1963. Sin embargo, fue en la década de los ochenta cuando alcanzó la plena madurez creadora. En esta etapa hizo gala de una gran energía que consiguió transmitir a las esculturas que creó.
Mateos siempre estuvo convencido de que para alcanzar la libertad creadora era necesario haber logrado la personal, por lo que en estos años se alejó definitivamente de los círculos madrileños, trasladó su estudio a Salamanca y redujo su actividad al ámbito de la ciudad.
En la trayectoria artística del escultor la década de los noventa representa la búsqueda de un proyecto final que exprese y resuma su total dedicación al material que identifica su obra, el hormigón.
Es la época en que levantó en Villavieja, la localidad en que nació, una de sus obras favoritas, 'Obelisco'. También es una de las de mayor tamaño, aunque superada cinco años después, en 1999, por la que instaló en Valladolid.
Uno de los grandes deseos de Mateos fue crear el Museo del Hormigón, proyecto que culminó en el 2002 con la instalación de toda su obra en Doñinos de Salamanca. En la inauguración el artista dio también por concluida su trayectoría artística.
En nombre de la familia
El escultor, que entre otros galardones ganó el XXXVII Salón de Otoño de Madrid en 1966 y el Premio de Investigación de las Artes Plásticas en 1979, sufre alzhéimer, por lo que fue su hijo, Ángel Manuel Mateos, quien ayer transmitió en nombre de la familia la «gran sorpresa y alegría» que les ha causado el fallo del jurado en un «momento tan difícil como el actual» por la enfermedad del artista.
También destacó la singularidad y autenticidad de su obra y la fidelidad a sus principios artístidos que, junto con el rigor, el escultor siempre mantuvo.
Ángel Manuel Mateos explicó que su padre nunca formó parte de círculo artístico alguno y fue siempre «un poco por libre», lo que le permitió hacer una escultura «singular».
Esta obra está representada en en el museo de Doñinos, el «último esfuerzo» del artista, aunque en la actualidad el centro está cerrado. Por eso, su hijo transmitió el deseo de la familia de que el premio pueda suponer un «empujón» para que, con el apoyó de las instituciones, se pueda mantener abierto de manera permanente.
Galardonados
El Premio Castilla y León de las Artes está dotado con 18.500 euros y medalla. Se entregará, junto con los que galardonan las diferentes modalidades que convoca el Gobierno regional, en un solemne acto que tendrá lugar en vísperas de la fiesta de la comunidad, el próximo 23 de abril.
Juan Manuel Díaz Caneja fue el primer artista galardonado en 1984 con este premio que han recibido escultores y pintores, como Baltasar Lobo, Vela Zanetti, Luis Saez, Esteban Vicente, Cristóbal Gabarrón, Modesto Ciruelos, Venancio Blanco, Castilviejo, Ana Jiménez, José María Mezquita o González Cuasante. En la lista hay también músicos, arquitectos, cineastas, fotógrafos y directores teatrales, como Fernando Urdiales, además de Las Edades del Hombre y la Comunidad de Silos.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS