Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Segovia

SEGOVIA

Amparo Baró recibe el'Matahombres de Oro' en una festividad que ni la lluvia, la nieve y el frío quisieron perderse

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La tradición se cumplió, pese a que la nieve, el viento y la lluvia se alternaron en su empeño por estropear los actos en honor a Santa Águeda. Pero el arraigo de una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional, el fervor popular, y, por supuesto, los paraguas, bufandas, gorros, anoraks y demás prendas de abrigo que desfilaron ayer por la mañana por el barrio incorporado de Zamarramala vencieron a las inclemencias.
Algunos lugareños comentaban que no les alcanzaba la memoria para recordar unas Águedas con una meteorología tan adversa como la que ayer acompañó a los actos conmemorativos y al ritual que año tras año, desde hace siglos, se repite en esta población segoviana. En otras ocasiones ha podido nevar, hacer frío... pero es que la mañana tuvo de todo.
Tanto sacrificio merecía una recompensa. Quizá por eso, la pregonera de esta edición, la periodista y reportera televisiva de la cadena Cuatro, Marta Nebot, comenzó su intervención pidiendo un aplauso para los estoicos y «valientes» asistentes a la entrega de los milenarios premios que llenaban la plaza de las Alcaldesas
Ritual incorrupto
Alrededor de un millar de personas se abrigaron para vivir en Zamarramala una nueva edición de la fiesta de Santa Águeda. Está claro que las inclemencias restaron este año afluencia, y mucha. Pero las aguederas resistieron y la tradición se mantuvo prácticamente sin alteraciones, con el recorrido por las calles para buscar a las alcaldesas, la procesión con la imagen de la santa en andas y el baile de las banderas, la misa y la posterior entrega de los premios. Hubo algunas dudas, pero el ritual permaneció intacto, aunque algo más breve a la hora de los discursos protocolarios, detalle a agradecer tal y como se estaba comportando el tiempo. Incluso se barajó la posibilidad de trasladar el acto principal al centro cívico ante el riesgo de la instalación eléctrica preparada desde primera hora. Al final se apostó por acortar los tiempos de intervención, pero mantener el tradicional escenario de la plaza de las Alcaldesas.
Premio muy personal
Este año el 'Matahombres de Oro' recayó en la actriz Amparo Baró, quien además fue la primera en llegar al coso zamarriego, donde aguardaba ya una nutrida representación de autoridades locales y regionales y algunos curiosos que madrugaron para coger sitio y que buscaban refugio en los soportales y aleros para resguardarse de la nevada.
En el estrado, recogió el Alfiler de Oro con el que se obsequia el título de 'Matahombres'. La actriz matizó que, más allá de reconocer su trayectoria profesional, asume el honor como algo «muy personal ya que no premia mi trabajo como actriz, sino cómo he llegado a ser lo que soy». Quizá por ello, se le quebró la voz y se le pusieron los ojos vidriosos cuando dedicó el reconocimiento a su madre. Antes, aseguró haber sido «muy afortunada» en el trabajo, ya que «he trabajado con los mejores maestros, como Adolfo Marsillach, José María Rodero, Fernando Fernán Gómez o las hermanas Gutiérrez Caba» También subrayó la «independencia» con la que ha trabajado, una virtud y una suerte que debe a su familia. Esa confianza de los suyos es la que le ha hecho «crecer y madurar como persona». Acabó el discurso ensalzando que tradiciones como las Águedas «hacen cultura».
Antes tomó la palabra el 'Ome bueno e leal' de este año, Francisco del Caño, quien como presidente de la Asociación Plaza Mayor, ha sido reconocido con este título. Esta agrupación cumple en el 2009 diez años de andadura, recordó el homenajeado. Como publicó entonces EL NORTE DE CASTILLA, una asociación con vocación segovianista. Esa defensa de la tradición popular es la que ha cosechado los méritos del premio.
Del Caño explicó que la función de la Asociación Plaza Mayor, desde sus inicios, ha sido «enriquecer la cultura de Segovia y ser útiles a la sociedad», gracias a sus ciclos musicales y a la revista, uno de cuyos números, escrito por el periodista, Carlos Álvaro, estuvo dedicado a Zamarramala.
Entrar en calor con humor
Cerró el acto el pregón de la periodista Marta Nebot, quien también quiso ser breve con la que la caía. caldeó el ambiente con toques irónicos y jocosos que provocaron las sonrisas del respetable. Recogió parte de uno de sus monólogos dedicados a la vida en pareja en el que la mujer toma el mando, y no sólo el del televisor, para poner al hombre en su sitio. Recordó que aún queda camino por andar en la igualdad entre sexos, ya que, por ejemplo, las mujeres trabajadoras aún cobran un 23% menos que los hombres, citó la pregonera, quien instó con sorna a que alguna vez la Alcaldesa sea soltera.
El colofón lo puso la quema del pelele, que esta vez también tuvo que resguardarse con un paraguas de las adversidades para que pudiera arder como manda la tradición, un arraigo que resiste desde el año 1227 contra vientos, mareas, lluvias y nieves.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
Vocento
SarenetRSS