Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA

El poeta Marcos Ana presentó ayer en Valladolid su libro 'Decidme cómo es un árbol'
21.11.08 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Memorias de un resistente
Marcos Ana posa con su libro de memorias, ayer en la Universidad de Valladolid. /JORGE SAIZ
Marcos Ana lleva un año durmiendo en hoteles, dando conferencias y hablando con periodistas. Un breve espacio de tiempo en su vida comparado con los 23 años que estuvo encerrado en la cárcel por sus ideas políticas. La culpa de este itinerario que tan pronto le lleva al Parlamento Europeo como a la Casa de España en Montevideo, pasando por capitales de provincia o rincones apartados de toda la geografía española, es un libro, 'Decidme cómo es un árbol', sus memorias, las memorias de alguien que tiene mucho que contar. Ayer las presentó en Valladolid en un acto organizado por el Colectivo contra el Olvido en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid y hoy firma ejemplares de su obra en la librería Margen.
Cuando apareció el libro, Marcos Ana era un lejano eco para algunos y un nombre completamente desconocido para muchos. 'Decidme cómo es un árbol', que quedó entre los finalistas del premio de la Crítica de Castilla y León correspondiente a los libros editados en el 2007, ha servido para devolver al primer plano el testimonio de un hombre que luchó desde la cárcel para acabar con la dictadura por medio de las ideas.
Que la vida de su autor es una vida de película lo sabe Pedro Almodóvar, que en el 2006 adquirió los derechos del libro para llevarlo al cine.
Marcos Ana, cuyo nombre real es Fernando Macarro Castillo -su nombre 'de guerra' es el resultado de unir los nombres de sus padres- nació en un pueblo de Salamanca en 1920. La familia pronto se estableció en Alcalá de Henares. Desde niño tuvo que trabajar para ayudar al sostenimiento de la familia. Cuando empezó la guerra ya estaba afiliado a las Juventudes Socialistas Unificadas y aunque pronto fue al frente, le obligaron a volver a casa por ser menor de edad. En 1938 consiguió alistarse definitivamente. Participó en la batalle de Madrid y cuando el bando republicano se retiraba consiguió huir a Alicante donde no tuvo la suerte de poder embarcar hacia el exilio. Fue detenido e internado en un campo de concentración del que logró huir. Llegó a Madrid donde fue detenido de nuevo y encarcelado.
Activismo
Su activismo político le valió torturas y dos penas de muerte. Sobrevivió con la misma fuerza de los escritos que clandestinamente hacía circular por la prisión tratando de mantener alta la moral de los presos políticos.
En sus años de prisión nació su afición por la lectura y sus primeros poemas que también salieron de la cárcel clandestinamente y también alzaron la voz contra la dictadura. «No sé si son buenos o malos -ha dicho en alguna ocasión de ellos- sólo sé que han sido necesarios». El mismo pablo Neruda le animó a escribir su historia.
Marcos Ana se mantiene fiel a sus ideas comunistas. Sobre este aspecto dice que es «un comunista de nuestro tiempo y no alguien encerrado en su doctrina».
Vocento
SarenetRSS