Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valladolid

JOAN MONTANÉ, VÍCTIMA DE ABUSOS EN SU INFANCIA

El escritor catalán dice que el primer paso en la terapia es reconocer la agresión sufrida

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Tuve problemas con mi mujer y le conté lo que me pasó de niño»
Joan Montané. / R. OTAZO
Joan Montané Lozoya nació en Barcelona en 1962. Con 38 años de edad adquirió plena conciencia de haber sido víctima de abuso sexual infantil por parte de su padre. Desde entonces trabaja por «romper el silencio» y dar a conocer esa realidad para prevenirla. Ayer participó en el IX Congreso Estatal de Infancia Maltratada, organizado por REA (Asociación castellano leonesa para la defensa de la infancia y juventud)
-Acude a este congreso a narrar en primera persona los abusos sufridos, ¿qué espera aportar?
-¡Hombre! la presencia en sí misma ya es una razón porque muchas víctimas -la mayoría- siguen atrapadas en su silencio y lo que quiero transmitir es que ese silencio lo único que hace es condenarnos a una vida mediocre en el mejor de los casos. Además, quiero mostrar una información de primera mano, veraz y dar a conocer las asociaciones y los recursos con los que contamos.
-Además de los dos libros publicados 'Cuando estuvimos muertos' y 'Los niños que dejaron de soñar', en noviembre del 2002 inauguró el foro de ayuda en Internet, ¿está satisfecho de los resultados obtenidos?
-Hasta la fecha sí. Los libros representan el escrito en directo desde la perspectiva de quien lo va viviendo y el foro lo pusimos en marcha seis o siete personas y ahora superamos las dos mil, lo que expresa la necesidad de que exista un espacio donde las personas puedan expresarse desde un anonimato.
-Considera entonces que hablar de ello es el primer paso para la terapia.
-Por supuesto. En el mero hecho de hablarlo te reconoces como persona que ha sufrido abuso. Quien no lo hace sufre además el agravante de no saber por qué tiene esas secuelas tan complicadas.
-Sin embargo, usted no lo reveló hasta ser adulto.
-Lo cierto es que me hubiera gustado poder decir que al final vi la luz y me decidí a contarlo. Pero la realidad fue muy distinta, aunque el resultado ha merecido la pena. En mi caso vino motivado por problemas con mi pareja. Pasábamos una crisis y revelé a mi mujer lo que me pasó de niño. Ella enseguida vio la gravedad de lo sucedido.
-Según sus datos, sólo el 9% de estas víctimas lo hace público, ¿a qué cree que se debe?
-Hay que tener en cuenta que cuando eres un niño abusado en el entorno familiar tienes una sensación de vergüenza, de culpabilidad... porque de alguna manera participas en eso. El agresor te transmite esa complicidad con el agravante de que te tiene en casa, a su disposición y trabaja eso de 'te lo hago porque te quiere', con lo que uno se puede imaginar la confusión que crea en el niño.
-¿Las secuelas son irreversibles?
-Unas pueden ser más complejas que otras pero una vez que te pones en la labor lo vas venciendo. Personalmente tuve adicción al juego y conozco a muchas personas que han tenido problemas con el alcohol, desórdenes alimenticios y consumo de drogas; la cocaína no sé por qué aparece mucho. Más preocupante son los casos de suicidio: En una encuesta reciente preguntamos en el foro que cuántas personas habían intentado suicidarse y el resultado fue del 61%. ¡Es terrible!
-¿Es partidario de apartar al niño de su padre agresor?
-Si no se puede demostrar que el agresor no va a volver a hacerlo, cosa que realmente es difícil, considero que lo mejor es apartarlo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS