Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 julio 2014

Valladolid

VALLADOLID

Un hombre de 42 años resultaempitonado en un muslo por una resen el encierro de Medina del Campo

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
En Portillo, a las 10.00 se dio suelta de los corrales a los toros del primer encierro de las fiestas en honor a Santa María de la Mayor. Cinco jinetes fueron despeñados en la primera parte del encierro y uno de los caballos murió por asta de toro. Los astados se volvieron a arrancar por las tierras del Barco de Santo Domingo y es donde se vieron las carreras más vistosas y peligrosas, porque un mozo fue pisado por un toro y atendido por los servicios de emergencia. En el penúltimo encierro de las fiestas de San Antolín de Medina del Campo un hombre de 42 años vecino de la localidad, J. A. C. A, recibió ayer una cornada limpia con una trayectoria de entrada en la parte posterior del muslo derecho. El herido, que se disponía a subir a una talanquera cuando fue corneado, fue intervenido en el Hospital Comarcal de Medina y su pronóstico es reservado. Una vaca del encierro de Villalón de Campos corrió la misma suerte que el caballo de Portillo, que murió al embestir a un todoterreno. En encierro campero de ayer, que se tuvo que retrasar más de una hora por la niebla, transcurrió sin más incidentes que un par de sustos a los caballistas. Y en Medina de Rioseco cerca de 70 caballistas participaron ayer en el encierro por el campo que se celebró con motivo de las fiestas de la Virgen de Castilviejo. Los caballistas tardaron dos horas en conducir a los novillos hasta el coso del Carmen, aunque uno de los animales se dio la vuelta y tuvo que ser anestesiado por las fuerzas de seguridad.
La provincia Vallisoletana sigue de fiestas y ayer fue una jornada bastante accidentada, tanto para los aficionados como para los animales.
Simancas y Rioseco
Uno de los novillos del encierro campero de Simancas sembró el pánico ayer cuando casi pilla a un hombre desorientado en la zona vallada del recorrido. El espectador se salvó gracias a la pericia de los caballistas y motoristas. En la zona que el recorrido pasa por el embudo es donde se vivieron los momentos de mayor tensión, al derribar un novillo una de las vallas que delimitan las zonas de seguridad. El astado tuvo que ser anestesiado.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS