Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Segovia

SEGOVIA

El Festival de Narradores gira hacia lo popular con las coplas y romances del murciano Matías Tárraga
10.07.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Juglar del 21
Matías Tárraga toca dos flautas a la vez. / ROSA BLANCO
Con la voz algo gastada y tocado con un sombrero de esos que sirven para pedir recompensa tras la actuación callejera, el murciano de San Javier Matías Tárraga inundó el patio de la Casa de Andrés Laguna de historias contadas y cantadas en la segunda sesión del Festival de Narradores de Segovia.
Tárraga es uno de los más devotos investigadores españoles de la juglaría, empeño que comparte, aunque de momento no tanta gloria, con Rafael Álvarez 'El Brujo'. Pero su estudio no es meramente teórico, sino que se traduce en una reinterpretación del oficio del juglar adaptado a los tiempos modernos para entretener a un pueblo que, no como entonces, está tentado por numerosos frentes de diversión y ocio.
Y así, tras anunciarse con un par de flautas tocadas al tiempo, el narrador regaló un buen repertorio de canciones, romances, leyendas y fábulas, e incluso una copla zalamera entonada a coro por el público, al que siempre cuesta entrar en faena pero acaba embadurnado por el empeño del artista. Tanta fue la comunión que la cosa finalizó con un brindis multitudinario.
Las historias con las que viaja Matías Tárraga son clásicas en su temática y hechuras. Sus relatos hablan de reyes y princesas, de lugares tan lejanos como mágicos, de promesas y misiones. Son cuentos tradicionales con moraleja final, con un broche pedagógico que apunta al escarmiento o a la reflexión, como el mosaico que elaboró para rememorar su tierra sirviéndose de un relato judío, otro cristiano y otro árabe. Y siempre utilizando la estructura de la reiteración y la enumeración: los tres hijos del monarca a lomos de tres caballos en busca de la flor de tres pétalos.
Algunos relatos fueron recitados en verso, otra fuente de la que bebe Tárraga, poesía popular con rimas sencillas y contenido cercano que dan forma a la función entendida casi como un cuadro costumbrista, de raíz. Un homenaje a los ciegos que recorrían los pueblos con sus guiones y viñetas, y un reconocimiento a sus antecesores, los juglares que quitaban pompa y boato a la clerecía.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
Vocento
SarenetRSS