Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Segovia

SEGOVIA

Veinte organizaciones defensoras del patrimonio natural firman el documento que denuncia las carencias de la política hídrica Hay municipios en los que los consumos domésticos cuadruplican e incluso quintuplican la media nacional
06.07.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
A pesar del saludable aspecto que lucen los embalses y pantanos segovianos, en buena parte gracias a las abundantes y agradecidas lluvias registradas durante la primavera, el problema de la gestión del agua sigue vigente. Para no bajar la guardia ante los desmanes que se producen en la provincia, una veintena de organizaciones comprometidas con la conservación del medio ambiente y la preservación del patrimonio natural han suscrito un manifiesto que lleva por lema 'Hacia una nueva cultura del agua en Segovia'. Es la teoría y la práctica de que la política de los recursos hídricos deja todavía mucho que desear.
El informe se articula como un análisis sobre los problemas del agua en Segovia, sin olvidar la inclusión de los retos y las alternativas para avanzar hacia una mejor gestión del agua, según apunta la agrupación Ecologistas en Acción, una de las firmantes del documento. La conclusión es rotunda, a la vez que preocupante: «la gestión del agua en esta provincia muestra importantes déficits y carencias». El texto destaca algunas de estas problemáticas.
ESCASO CONTROL MUNICIPAL
El estudio suscrito por veinte organizaciones que operan tanto en el ámbito provincial como en el nacional, defensoras del patrimonio natural, asegura que «muchos municipios segovianos siguen gestionando el agua como si ésta fuese un bien ilimitado y gratuito». Los denunciantes de esta situación califican de «escandaloso» el hecho de que «numerosos ayuntamientos ni siquiera miden o controlan los volúmenes de agua que están captando de ríos y embalses para su abastecimiento», lamenta Ecologistas en Acción.
La agrupación conservacionista añade que, cuando es posible disponer de datos concretos aportados por los Consistorios, se constata que existen casos en los que los volúmenes de agua que acaban siendo contabilizados en los contadores de los usuarios y facturados por los Ayuntamientos apenas llegan a la mitad de los que se captan. «Esto indica un escaso control, graves problemas de pérdidas de agua en las redes de distribución, así como tomas ilegales», argumenta el escrito.
ELEVADOS CONSUMOS URBANOS
Otra irregularidad a la que alude el documento es que «en la mayoría de los municipios segovianos los consumos de agua domésticos superan ampliamente la media nacional». Las asociaciones denunciantes señalan que incluso se han detectado casos en los que se llega a cuadruplicar o quintuplicar ese promedio.
Para las organizaciones demandantes, este derroche responde a una combinación de malas prácticas: tarifas del agua excesivamente bajas o con un sistema inadecuado de tarifación en bloques, el escaso control del agua consumida, la ausencia casi absoluta de campañas de sensibilización para el ahorro, hábitos despilfarradores en las propias instalaciones y usos municipales, etcétera.
No todo el panorama es tan negativo. El manifiesto sobre una nueva cultura del agua también contempla excepciones honrosas. Es el caso de la localidad de San Cristóbal de Segovia y su ordenanza sobre ahorro de agua. Pero por lo general, el documento subraya «una falta casi total de gestión de la demanda».
CONCESIONES DESCOMUNALES
Los denunciantes lanzan sus dardos contra los Ayuntamientos, a los que consideran los principales culpables de esta deficiente gestión acusan de haber asumido «el papel de suministradores pasivos de agua sin emprender iniciativas para fomentar el uso eficiente y responsable del recurso».
Ante la constatación (o la simple previsión) de un incremento en los volúmenes de agua utilizados, municipios y particulares reaccionan solicitando nuevas concesiones de agua, sin considerar que se trata de un recurso limitado que debe ser compartido, argumentan las asociaciones ecologistas. Esta demanda da lugar a «situaciones absurdas y de difícil resolución». En este apartado, las agrupaciones se refieren a casos concretos, como los problemas que se plantean actualmente en las cuencas altas de los ríos Eresma, Frío y Moros. «De acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Duero, la suma de los caudales solicitados para nuevas concesiones de aguas en esas cuencas (que son la fuente de abastecimiento de 15 municipios, entre ellos Segovia, San Ildefonso o El Espinar) superan los recursos hídricos existentes en ellas», se quejan las organizaciones en el manifiesto.
Según datos manejados por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, «las pérdidas de agua en los sistemas de abastecimiento urbano de la provincia están entre el 40% y el 60%». La antigüedad de las redes de distribución y su mal estado son la principal causa de estas pérdidas, según exponen las asociaciones firmantes del documento.
REDES OBSOLETAS Y PÉRDIDAS
Las redes de saneamiento -que recogen las aguas residuales y las conducen hacia las depuradoras o, en algunos casos, directamente a los ríos- muestran también problemas evidentes.
Ecologistas en Acción y el resto de suscriptoras del manifiesto se hacen eco del estado deficiente de las conducciones, lo que provoca filtraciones. Unas veces, éstas se producen en forma de pérdidas de aguas residuales que son liberadas contaminando las aguas superficiales y subterráneas. Otras veces, las filtraciones se diluyen en las arroyos o acuíferos, dificultando su depuración.
RETOS Y PROPUESTAS
Entre las propuestas que se incorporan al manifiesto está la introducción de una cultura de la medida y el control del agua derivada y utilizada en los municipios.
Asimismo, se pide la racionalización y aumento de la eficiencia en los usos urbanos del agua y una mejora de los instrumentos económicos y financieros, con unos sistemas de tarifas que faciliten los consumos esenciales a precios asequibles y graven de forma decidida el despilfarro.
El acondicionamiento de las redes de distribución del agua que permita reducir las pérdidas por fugas y roturas y asegure la adecuada calidad del líquido suministrado es otro de los desafíos que las organizaciones ecologistas lanzan a las instituciones.
Esta actuación ha de ir asociada a «una mejora de los sistemas de depuración de aguas residuales que avale su funcionamiento constante y eficaz», añaden los grupos conservacionistas.
Sin embargo, ante las evidentes debilidades denunciadas en los sistemas de abastecimiento urbano, las respuestas de los municipios y los partidos políticos se focalizan, casi sin excepción, en la demanda de nuevas concesiones y de nuevas infraestructuras para el almacenamiento de agua, especialmente en forma de embalses. «Para los políticos segovianos, los embalses parecen ser la solución para todos los retos y problemas planteados», señala el documento en defensa de la cultura del agua.
Las asociaciones firmantes se desconfían de este tipo de medidas «a la vista de los déficits de gestión señalados». Por eso, «el énfasis puesto en la creación de nuevas infraestructuras resulta de difícil justificación», apostillan en el estudio. Los denunciantes de estas carencias van más allá y apuntan que ni siquiera la desidia en el uso de los recursos hídricos y los episodios de despilfarro pueden justificar la envergadura de muchas de las obras propuestas. «Dilapidar los recursos económicos disponibles en infraestructuras costosas e innecesarias, que además destruyen nuestro rico patrimonio natural fluvial, carece de toda lógica», añaden.
De momento, hay convocada una marcha para la mañana de hoy en contra del proyecto de construcción de un embalse en Guijasalbas, concretamente en el paraje conocido como La Risca de Valdeprados, promovido por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). La actuación servirá también para reivindicar el cumplimiento de la directiva europea sobre los ríos.
Las organizaciones sucriptoras aseguran que Segovia necesita inversiones en esta materia, pero esos desembolsos deben ir enfocados a las redes de distribución del agua, a sistemas de control de flujos y detección de fugas y roturas, al saneamiento o a la creación y mantenimiento de sistemas eficaces de depuración.
La citada gestión ineficaz y el denunciado derroche de agua hacen que «las instituciones que claman por las nuevas infraestructuras carezcan de legitimidad moral para demandar nuevos recursos hídricos», reza el manifiesto.
El estudio, en su alegato final, exige a las administraciones una gestión cuidadosa y responsable del agua, demostrando la pertinencia de las infraestructuras demandadas. «Sólo si se cumplen estas condiciones tendrá sentido plantearse sacrificar más ríos y territorios para satisfacer supuestas 'necesidades' de agua», culmina el documento.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
Vocento
SarenetRSS