Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valladolid

EN ESTA ORILLA
Final de la pasarela
30.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
LA construcción de la pasarela para peatones sobre el ferrocarril en el Portillo de la Merced originó constantes problemas durante más de diez años: desaparición del contratista Agustín Herrera, abandono de la obra, fallos en la construcción, rescisión del contrato. El Ayuntamiento no hizo la recepción definitiva de la obra, el contratista acudió al Supremo y perdió el pleito, la Corporación le requirió para que se presentase, y no lo hizo. La pasarela es inadecuada y peligrosa, nadie la usa. Las reparaciones se harán con la parte que falta de pagar al contratista. En septiembre de 1932 el Ayuntamiento decide que colocando un alumbrado toda la noche es útil la pasarela. Se la da el nombre de Campuzano, edil fallecido hace años. En el momento de ir a abrirla al público, los técnicos municipales detectan que la barandilla tiene unos huecos grandes que constituyen un peligro para los niños, el ingeniero ha dicho que si se cerrasen quedaría afeado el conjunto. La Corporación decide que es preferible esto a que los niños se caigan a los trenes. En agosto de 1951 se inaugura el paso subterráneo bajo el ferrocarril en la calle Labradores y en mayo siguiente el de peatones. La pasarela, que no llegó a utilizarse, se instala en el Canal de Castilla para comunicar La Victoria con Fuente el Sol.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS