Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Domingo, 21 septiembre 2014

Segovia

CARTA PASTORAL
Aprender y enseñar el catecismo
29.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Aprender y enseñar el catecismo
EL próximo curso en nuestra diócesis será obligatorio, el nuevo catecismo 'Jesús es el Señor' para niños de 6 a 10 años. En este catecismo están implicados los sacerdotes, las familias y los catequistas. A lo largo de cuatro años, especialmente los educadores han de conocer el 'arte' de la catequesis para educar a los niños durante este tiempo y descubran como cada página del Catecismo, si se sabe acertar en su pedagogía y metodología, se podrá desarrollar en este proceso largo de catequización.
Cualquier acción humana que se proyecte necesita de un método. Método es lo mismo que decir camino a seguir para lograr unos objetivos. El método no tiene un valor propio, autónomo, sino que está en función de la catequesis que tengamos.
La catequesis es obra humana y obra divina; como obra humana, en catequesis se deben utilizar los métodos pedagógicos más apropiados para los destinatarios, aquellos que mejor responden a los diversos niveles culturales y a las distintas situaciones y ambientes.
Pero, a la vez, la catequesis es acción de Dios y obra de su Espíritu (CT 9, 72), por eso el catequista ha de reconocer esa acción de Dios en el catequizando, facilitando siempre el encuentro entre Dios y el hombre.
Unos métodos insisten en la dimensión doctrinal, otros en la vivencia; unos ilustran los aspectos políticos para provocar el compromiso temporal; otros buscan la formación espiritual. Entre los instrumentos auxiliares de la catequesis están los llamados 'mass media'. En determinadas circunstancias son el único conducto a través del cual puede transmitirse el mensaje de Cristo.
Una catequesis ha de ser completa, sencilla y plenamente positiva. Y esto hay que preverlo y planearlo detalladamente en el momento de decidir el contenido sobre la que versará la enseñanza catequètica en cada edad.
De ahí la enorme importancia que tiene una programación cuidadosa de toda catequesis.
El encontrar la adecuada formulación de las verdades que enseñamos constituye otra grave necesidad. No vale decir que la niñez es tiempo de aprender, que más adelante recordarán y entenderán lo que aprendieron. Es necesario que desde niños vivan lo que aprenden, y difícilmente pueden vivir si no lo llegan a entender. La memorización de las fórmulas ha de ir acompañada ineludiblemente de la explicación de los conceptos y de los términos. Siempre será necesario aprender de memoria algunos pasajes bíblicos y litúrgicos, profesiones de fe, fórmulas de oración y nociones claves de la doctrina.
Nuestra catequesis ha de ser armónica, equilibrada en cuanto a las actividades que determina el cuadro de una vida cristiana completa: la fe, la liturgia y la fidelidad a Cristo en todos los aspectos del vivir cotidiano.
Como la catequesis no puede quedar reducida a una explicación, síntesis, puesta en común, etc., sino que busca crear unas actitudes cristianas, se ha de dar paso al compromiso cristiano del niño ante la Iglesia de Cristo y el mundo.
Hemos de preparar guías para las catequistas, materiales didácticoS..., pero en ningún caso han de sustituir o suplantar el catecismo. Si acertamos los adultos a comprender bien el catecismo, sabremos enseñarlo en integridad a lo largo de la iniciación cristiana, especialmente en la etapa anterior a la primera comunión.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Semana Santa Segovia
Programa, confradía, procesiones, galerías de fotos, vídeos, noticias...
Vocento
SarenetRSS