Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valladolid

VALLADOLID
El número de alumnos que estudian Medicina es cinco veces inferior al de hace tres décadas
La implantación del 'numerus clausus' en 1978 sin corrección posterior ha provocado una carencia de licenciados para especializar

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El número de alumnos que estudian Medicina es cinco veces inferior al de hace tres décadas
Prácticas de disección en la Facultad de Medicina. / EL NORTE
Es un problema en toda España e, incluso, de buena parte de Europa. Hay escasez de médicos y la carencia, de no adoptar medidas eficaces, será grave dentro una década cuando el acúmulo de jubilaciones no tenga relevo generacional y el envejecimiento y la demanda asistencial hayan aumentado aún más su línea de crecimiento. Un estudio reciente de la Consejería de Sanidad, el primero de estas características realizado en una comunidad autónoma, calcula en 3.915 los facultativos que será necesario 'reponer' de aquí al 2017.

El problema de la carencia actual de médicos es un fallo de previsión de futuro durante nada menos que treinta años. La enorme bolsa de médicos en paro, alrededor de 25.000, generada en España a finales de los sesenta provocó la adopción de medidas restrictivas en las propias facultades de Medicina. En el curso 1978-1979 se comenzaron a implantar los números 'clausus' cada vez más elevados. Así, la Facultad de Valladolid ha visto reducir el número de alumnos que ingresan en sus aulas a una quinta parte. Mientras a mediados de la década de los setenta se matriculaban hasta 898 (como en el curso 1975-1976), u 874 en el siguiente, actualmente están estudiando 153 alumnos primero de Medicina. El descenso que marcaron las primeras notas de corte -que han oscilado entre un seis y algo más de un ocho- hizo su primer gran efecto el primer año de aplicación y fueron 299 los aspirantes a médico que ingresaron en la Facultad vallisoletana. Durante toda una década, la de los ochenta, el número de matriculados se movió en torno a los 271 ó 291. En los ochenta, el descenso fue aún más drástico y se ha mantenido hasta nuestros días en unos 130 a 150 alumnos, con alguna excepción.

La caída brusca de los licenciados se ha constatado, lógicamente, seis años después de las medidas restrictivas. Así mientras los años 1981, 1982 y 1983 aún contabilizaban más de cuatrocientos médicos generales dispuestos e emprender su formación como especialistas e, incluso, a ejercer, en 1984 se licencian sólo 259 y en la década de los 90 siempre menos de doscientos hasta apenas superar el centenar en los últimos años, según fuentes del sector consultadas. El pasado ejercicio, la Facultad de Medicina tituló 114 facultativos.

Salamanca

Los datos de la de Salamanca son muy similares y, desde 1993 hasta el curso pasado, esta Facultad ha mantenido exactamente 147 plazas de ingreso y, desde mediados de los 80 y hasta los 90, en torno a los 240. Su número actual de licenciados es de 136 y los recién matriculados son 166.

Las restricciones se han mantenido sin enmienda hasta nuestros días y, en los años 80, se desplazaron además hacia las oportunidades de formación médica especializada. Durante muchos años la oferta de plazas de médico interno residente, MIR, para formarse era muy limitada y numerosos licenciados en Medicina y Cirugía no lograban obtener número suficiente para acceder a esta formación pasando a la bolsa del paro, a la dedicación de numerosos años para 'poder sacar el MIR' y, finalmente, muchos se quedaron con una titulación de licenciado con pocos accesos al mercado laboral. El MIR se reguló en 1989 con 49 especialidades. La oferta de plazas de la década de los ochenta a la actual ha hecho más que duplicarse.

Entonces, más de 17.000 licenciados competían por unas 4.000 plazas, incluso algún año por 1.750. Las recién realizadas pruebas ofrecían 6.517 plazas para 9.000 aspirantes. Actualmente, y en los últimos años, es difícil no poder acceder a una especialización, todas son de cuatro o cinco años. Otra cosa es lograr dar respuesta a la vocación porque es muy diferente querer ser cirujano torácico y terminar siendo dermatólogo o aspirar a cardiólogo y dedicar el resto de tu vida a la Pediatría. De hecho la tendencia actual es la de crear unos años comunes, troncales, para diferentes especialidades.

Notas de corte

Las notas de corte de los últimos años han sido siempre superiores al 7 en las 25 facultades españolas. En Valladolid ha pasado de 7,71 exigida en el curso 2005-2006 a 7,97 en el siguiente y 8,16 en el actual. En Salamanca la restricción ha sido ligeramente superior en los últimos años a la de Valladolid pero anteriormente era al revés.

El estudio de la Consejería de Sanidad que analiza las necesidades de formación para dar cobertura a esas 3.915 plazas de médicos que hay que renovar o ampliar estima como necesario un crecimiento, entre las dos facultades de la región, de al menos el 65% del alumnado, es decir alcanzar los 520 frente a los 315 actuales.

Hay que tener en cuenta según el estudio de los últimos años, que el 11,3% no termina la carrera y que hay un 15% de alumnos extranjeros, sobre todo portugueses en la Facultad de Salamanca, que vuelven a su país. Entre estos últimos y los que no titulan suman un 26%.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS