Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valladolid

VALLADOLID
Seis asignaturas forman la 'lista negra' del fracaso académico en la UVA
Un informe de la Comisión Académica del Consejo Social refleja que las carreras técnicas alcanzan el mayor número de alumnos suspensos
20.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El pleno del Consejo Social de la Universidad de Valladolid conoció ayer, en la última sesión de su mandato -seguirá en funciones hasta el nombramiento en enero de nuevos miembros-, un informe elaborado por la Comisión Académica y de Convergencia Europea sobre las asignaturas impartidas en la universidad que presentan índices de fracaso académico.

El informe analiza, por un lado, la tasa de rendimiento académico (porcentaje de créditos aprobados por los alumnos frente al número total de créditos de cada asignatura) y la tasa de éxito académico (porcentaje de créditos aprobados sobre el total de presentados al examen).

Se puede hablar de fracaso académico cuando la tasa de rendimiento es menor del 25% (es decir, suspende más del 75% de los alumnos matriculados); cuando esa tasa se mantiene, al menos, a lo largo de tres cursos consecutivos; y cuando la tasa de éxito de esa asignatura está por debajo de la media del área de conocimiento correspondiente (generalmente, por debajo del 60%).

Puede darse el caso, y de hecho así ocurre, que una asignatura tenga una tasa de rendimiento por debajo del 25% y no se considere como fracaso académico porque presenta al mismo tiempo una alta tasa de éxito (incluso del 100%, es decir, todos los que se presentan al examen aprueban, pero son muy pocos los que se examinan).

El informe -que ha tomado en consideración todas las asignaturas que se han impartido en la UVA desde el curso académico 2003/2004 al 2006/2007-, señala que las asignaturas que deben ser objeto de especial atención (por sus bajos índices de rendimiento y de éxito prolongados en el tiempo), son apenas media docena, todas ellas de carreras técnicas: Economía de la Empresa (de Informática de Gestión del Valladolid); Fundamentos Matemáticos de la Ingeniería (de Ingeniería Técnica Agrícola, especialidad Industrias Agrarias), Matemáticas I (de Ingeniería Técnica de Telecomunicación, especialidad Sistemas de Telecomunicación); Matemáticas I (de Informática de Gestión de Valladolid); Matemáticas III (de Informática de Gestión de Segovia) y Matemáticas III (de Informática de Gestión de Valladolid).

Del informe anterior, elaborado en el curso 2003/2004 por Pedro Párraga, solamente permanece en esa lista una asignatura, Matemáticas III de Informática de Gestión.

Colaboración del Consejo

Henar Muñumer, miembro de la Comisión Académica y de Convergencia Europea que presentó el informe ante el pleno, destacó que con este trabajo lo que se pretende es «buscar la implicación y la colaboración del Consejo Social en el diagnóstico de este problema, que afecta no sólo a los propios estudiantes y al desarrollo de sus carreras, sino al prestigio del conjunto de la institución académica, y en la búsqueda de soluciones».

Es decir, no se trata de buscar culpables sino de analizar las causas de ese fracaso y las medidas a adoptar, en contacto con los órganos de gobierno de la Universidad y con los profesores y los departamentos implicados, «con la única intención -insiste Muñumer-, de analizar con ellos cuáles pueden ser las causas del problema y qué medidas se pueden adoptar para solucionarlo, sin imponer nada».

Si se tiene en cuenta el número total de asignaturas que se imparten en las más de cien titulaciones de la Universidad de Valladolid, el número de casos de fracaso escolar es realmente bajo: «No estamos nada mal, comparados con otras universidades, pero eso no significa que no haya que abordar algunas líneas de actuación. Con Bolonia, dentro de un par de años habrá nuevos planes de estudio, y no podemos caer en los mismos errores o vicios del viejo sistema. Por ejemplo, si las clases magistrales de dos horas no consiguen que el alumno alcance todos los conocimientos necesarios ¿por qué vamos a seguir con este tipo de clases?», se pregunta Muñumer.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS