Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
47.315 lectores diarios RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

CRÓNICA DEL MANICOMIO
Sobre un aforismo de Kafka
01.12.07 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Sobre un aforismo de Kafka
JESÚS FERRERO
EN un aforismo muy elocuente, tan riguroso y cortante como una desgracia, Kafka escribió un pensamiento perfecto: «La humildad proporciona a todos, incluso al que desespera en soledad, la más estrecha relación con el prójimo».

La idea de Kafka es un canto a la sencillez y la humanidad. De su lectura se deduce que nadie nos sirve de compañía, cualquiera que sea su número y su cercanía, si un sentimiento humilde no nos ampara. Sabíamos bien, por propia experiencia y por la enseñanza de algunos moralistas, que podemos encontrarnos muy solos entre mucha gente y muy acompañados cuando estamos sin nadie. Lo que nos faltaba era conocer el resorte secreto de ese misterio tan contradictorio. Pero ahora ya conocemos que la clave, sorprendentemente 'kafkiana', se llama humildad, sin más calificativos pretenciosos.

La conclusión inmediata que se deduce del aforismo es que los arrogantes siempre están solos. La arrogancia es una aptitud solitaria que sujeta su soledumbre a los grilletes de la vanidad. El vanidoso es un hombre sin libertad pues suele ser hijo de la alabanza, y todo hombre al que se alaba es un hombre al que se encadena con los eslabones del encomio y la fama. No hay soberbio, en el fondo, que no haya quedado aprisionado en su infancia por unos elogios desmesurados e impropios, ni hay tiranía más difícil de romper que la que nos impone una cohorte de aduladores hiperbólicos. Si hay que decidir entre encomiadores y maldicientes es mejor inclinarse por los últimos, que pueden llevarte a la cárcel pero no atarte a ti mismo con el yugo roñoso de la jactancia.

Todos sufrimos una seducción original, un arrebato de aprecio materno que nos incorpora a la vida y nos somete a una suerte de pasajera y necia idolatría. El peligro surge cuando esa conquista no cesa y carecemos de vigor suficiente para retraernos a un aislamiento higiénico donde desnudarnos de vítores y besos. Es a solas como vencemos a la soledad. Solos y en silencio derrotamos esa adulación dulce y fisiológica que los padres nos propinan con su afecto. Y del mismo modo, pero en camino inverso, neutralizamos también el abandono y los desprecios injustificados, que son la vía opuesta, sombría y triste, hacia lo encumbrado e insolente. Pues también hay padres crueles a los que les gusta humillar y reducir a sus vástagos hasta volverlos, en legítima defensa, arrogantes y orgullosos.

Pero hay otra conclusión, bastante más lejana, que también se deduce del aforismo y nos compromete como médicos. Es una deducción que nos ayuda a entender que si los locos están solos -y lo están hasta enloquecer por los ruidos que emite el silencio obligatorio- es por falta de humildad y decoro. Por loco no hay que reconocer a alguien que ha perdido la razón y que como castigo queda sujeto a un diagnóstico. Loco, en su sentido más genuino y hondo, no es nada más que aquel que ha perdido la modestia ante los otros. Por eso entendemos la escasa diferencia que existe entre los locos de la clínica, que ahora llamamos psicóticos, y los locos normales de la calle o la oficina, que ingenuamente seguimos llamando cabales o juiciosos. El denominador común es el extravío de la humildad. Mientras el psicótico delira, arrastrado por el sentimiento de omnipotencia que le desborda y embarga, el ciudadano común -según nos advirtió Freud- se siente, a su modo y por su cuenta, como un dios con prótesis que va repartiendo milagros a los cuatro vientos.

Todo lo sencillo fermenta en amistad. Los amigos son el producto más humilde que conocemos. Uno no tiene más amigos que los que la sencillez le permite soportar.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Consejo de Gobierno
más videos [+]
Consejo de Gobierno
Vocento
SarenetRSS